Saltar al contenido
G

Características de los germanos

Los pueblos germanos o germánicos fueron una etnia de origen indoeuropeo que pertenecía al heterogéneo grupo de tribus que habitaban la región ubicada al norte del Imperio Romano, zona conocida como Germania. Las tribus germánicas más conocidas fueron los godos, los sajones, los burgundios, los lombardos, los alamanes, los francos, los vándalos y los suevos.

¿Quiénes son?

Son un grupo etnolingüístico de pueblos originarios del norte de Europa que se caracterizaban por el uso de las lenguas germánicas, variantes de una lengua original o idioma protogermánico que se originó en la Edad de Hierro.

En la historiografía se clasifica como germanos al grupo de pueblos proromanos que habitaban al oeste del Rin (Germania Superior e Inferior) donde la presencia del Imperio Romano los romanizó y el grupo de pueblos bárbaros ubicados al este del Rin y al norte del Danubio (Germania Magna), quienes protagonizaron las invasiones que causaron la caída del Imperio romano de Occidente.

Es así como los suevos, godos (visigodos y ostrogodos), vándalos, burgundios, francos, turingios, alamanes, sajones, anglos, jutos, hérulos, rugios, lombardos, entre otros, pasan a ocupar las tierras del Imperio Romano. Por su parte, los vikingos protagonizaron invasiones desde Escandinavia, la tierra originaria de todas las tribus germanas.

Algunos pueblos germánicos se unieron a la población romana dominante en las zonas que ocuparon, formando galo-romanos, hispano-romanos e italo-romanos mientras que los demás formaron la base etnográfica de las actuales poblaciones de Europa central y noroccidental, los daneses, suecos, noruegos, islandeses, y los isleños de las Islas Feroe, alemanes, austriacos, suizos, neerlandeses, Países Bajos y norte de Bélgica.

Lenguas germánicas

Las lenguas germánicas eran dominantes en las fronteras romanas (Austria, Alemania, Países Bajos, Bélgica e Inglaterra), pero no en las provincias occidentales, donde los inmigrantes germánicos adoptaron dialectos latinos que se transformaron en las futuras lenguas romances.

Las lenguas germánicas que se hablan actualmente son el inglés, neerlandés, alemán, las lenguas escandinavas y el afrikaans (Sudáfrica y Namibia).

Características

Entre las características de los pueblos germanos tenemos:

Origen del término

Germani, plural del adjetivo Germanus, fue utilizado en la literatura latina gracias a Julio Cesar, quien lo adoptó como un vocablo para designar a los galos de la orilla occidental del Rin.

Lengua y literatura

Las diferentes tribus germanas hablaban diferentes tipos de lenguaje derivado de una lengua proto-germánica cuyo origen se ha establecido en la Edad de Hierro. Esta lengua dio lugar a varios dialectos: El proto-nórdico, los dialectos germanos occidentales y los dialectos germanos orientales.

No contaban con un alfabeto, el alfabeto rúnico de los escandinavos solo era utilizado con fines religiosos. Por esta razón no tenemos registros históricos escritos de su historia hasta su encuentro con los romanos.

La traducción parcial de la Biblia del obispo Ulfilas (el Codex Argenteus) es el primer texto escrito en una lengua germánica (el gótico). Para ser escrita, se emplearon los caracteres del “alfabeto ulfilano”, un precedente del “alfabeto gótico”.

Religión

Los pueblos germánicos compartían la mitología nórdica. Su estructura en triada y otros rasgos comunes les permitieron a los historiadores de las religiones emparentar las religiones germánicas primitivas con otras religiones indoeuropeas.

El ritual funerario más extendido entre los pueblos germanos era la cremación.

Los godos y otros pueblos germanos fueron cristianizados a partir del siglo IV a partir del arrianismo, diferenciado del catolicismo y considerado como una herejía. Esta diferenciación intensifico la separación social entre los germanos y las poblaciones del imperio romano que ocupaban.

Su conversión al catolicismo se produjo en el reino de los francos, los suevos y el de los visigodos.

Rasgos sociales y políticos

Eran pastores y agricultores seminómadas cuyos asentamientos tenían la estructura de una aldea y eran poco duraderos. No tenían estructuras políticas que pudieran denominarse Estado.

Cada tribu se regía por formas de jefatura identificables como una monarquía electiva. El rey o el jefe de la tribu eran funciones militares. Era elegido por una asamblea de guerreros (thing, althing, witenagemot), responsable de administrar justicia, declarar la guerra o pactar la paz.

Quienes no pertenecían a la asamblea eran hombres libres que tenían derecho a portar armas y formaban parte del ejército. Eran ganaderos, agricultores y cazadores. Los esclavos no tenían derecho y los pueblos conquistados rendían vasallaje a los germanos.

Existía una estratificación social a causa de la riqueza. El atesoramiento, los botines de guerra y el incremento del comercio a larga distancia de productos de lujo y el uso de la moneda romana incrementaron las diferencias sociales.

En lo que respecta al derecho, no tenían un código legislativo escrito, sino costumbres y prácticas de derecho consuetudinario muy similares entre sí.

Las distintas “tribus” o “pueblos” germanos, eran independientes, en ocasiones se aliaban para la guerra contra enemigos comunes y muy ocasionalmente se producían divisiones que llevaban a la guerra entre tribus.

¿Cómo citar?

Ing. Chirinos A. (S.F.). Características de los germanos. Disponible en: https://www.caracteristicas.pro/germanos/